Salida buque voracero “Mª Inmaculada”, Tarifa. Patrón: Bernardo López. Armador: Jesús Fernández

José Antonio Ortiz Sabido. GESTIMAR.S.L. 17 de Abril de 2015

 

Llegué a Tarifa la tarde antes, vine con tiempo.

Tuve la oportunidad , en el año 2002 de embarcarme en “El Melenas”, un buque patroneado por Fernando Muñoz, y concertado con el IEO (Instituto Español de Oceanografía) para el estudio del Voraz. De los palangres salían maravillosos besugos de la pinta, voraces, que se pesaban, median y marcaban para a continuación devolverlos vivos a su medio.

El caladero era rico, la lonja esperaba ansiosamente la llegada de la flota. Compradores vascos copaban, a alto precio, el mayor porcentaje de la venta, permitiendo que al día siguiente tan preciado producto se expusiera en las vitrinas de los restaurantes de las Vascongadas como “Besugo del Norte”…

Han pasado 13 años, por eso vine con tiempo.

En el muelle de Tarifa, frente a la nave de armadores, se encuentra atracado el “Mª Inmaculada”, un buque de 14 metros de eslora, englobado en la categoría de artes menores, (palangre de fondo denominado voracera), para la captura del Voraz o Besugo de la Pinta.

voracero 2

Mientras se embarcan los palangres a bordo, un máximo de 30 por buque, voy conociendo a la tripulación. Bernardo, el patrón, Juan Antonio y Jesús los marineros.

Zarpamos a las 6 h, rumbo SO, hacia los caladeros del voraz. Éstos, con nombres característicos por sus marcaciones por tierra, “el Cementerio”, “Pingonal”,” los Hoyitos”, etc., se encuentran próximos al dispositivo de separación del tráfico marítimo del estrecho y son compartidos por la flota marroquí. Los accidentados fondos de la zona, a profundidades alrededor de los 350 metros, esconden este preciado pez: el Voraz o Besugo de la Pinta.

voracero 3

Navegando, (¡mar en calma en Tarifa!!!), voy charlando con Bernardo, Juan Antonio y Jesús se afanan en popa preparando las tres primeras líneas de la jornada.

“El caladero lleva abierto desde principio de mes, la parada biológica se encuentra establecida en los meses de febrero y marzo, pero los fuertes viento de levante de las últimas semanas han impedido la pesca. Ayer capturamos 27 kg de voraces. El caladero está mal, necesita un reposo de al menos 4/5 años para su regeneración y para ello es necesario una gestión compartida del caladero con Marruecos, al no estar esta flota afectada por las paradas biológicas establecidas por la UE.”

El cupo máximo establecido años anteriores fue de 150 kg de voraz al día por buque. Este año el cupo es ilimitado…algo que no se comprende por la flota ya que somos conscientes que no se llegará ningún día a los 150 kg establecido estos años atrás”.

Llegamos al caladero elegido por el patrón, y a la orden de éste se comienzan a calar, alternativamente, los tres primeros palangres del día.

Se pesca a mano. Tres carretes hidráulicos ayudan a calar y llevar el arte en fondos superiores a 250 brazas. Una funda casera de caucho (goma de neumático cosida) sirve de protección a las manos.

voracero 4

En el primer lance salen hermosos voraces junto con sables y jureles.

Mientras el patrón pone rumbo a la embarcación para preparar el siguiente lance, Juan Antonio y Jesús preparan y guardan el pescado en la bodega.

voracero 5

La marea no acompaña, un coeficiente de 1,05º en El Estrecho permite pescar muy poco tiempo por la fuerte intensidad de ésta. La pesca del voraz está estrechamente condicionada por la marea. La faena se desarrolla durante el repunte de la bajamar, estando por tanto la jornada horaria sujeta a la marea (4 horas aproximadamente)

En los siguientes lances van disminuyendo las capturas, hasta llegar al quinto que no recoge prácticamente nada. Rumbo a puerto.

voracero 6

Bernardo me va comentando la fragilidad de esta pesquería: caladero sobrexplotado, vedas, vientos, mareas,….y plantea alternativas. “La mayoría de las embarcaciones de la flota están preparadas para la captura de dos especies: el voraz y el atún. Compatibilizar ambas pescas, mediante una disminución e incluso cierres anuales del caladero del primero a cambio de mayor cuota en el segundo”. (Esto lo volví a escuchar en la Lonja por boca de hombres mayores de la mar.)

El voraz y el atún, el atún y el voraz, dos joyas de los mares de Tarifa que sustentan a sus pescadores. Dos especies que precisan urgentemente de una acertada gestión pesquera por las Administraciones para mantener una pesca sostenible y a todo un pueblo.

voracero 7

Ya en Lonja, las capturas totales son de 93 kg repartidos entre 38 kg de voraces, (la mayoría de “tamaño”), y 55 kg de sables y jureles negros, que reportan una venta de 723 euros.

4 partes + 3 del barco + gastos (200 € aprox.)…..y hoy no había Levante…

voracero 8

Desde aquí agradecer la acogida y colaboración a toda la tripulación del María Inmaculada, su patrón Bernardo López, y sus marineros Juan Antonio y Jesús linde, y como no a su armador Jesús Fernández.